RED MUNDIAL DE FORMACION
DE DIRIGENTES PUBLICOS



 

Adecuación de los Principios fundacionales a la escala global


Principios Globales de CIVILITAS

Desde su fundación, CIVILITAS ha adherido a una declaración de principios que se ha mantenido firme durante todo su desarrollo. Hoy, ante esta nueva etapa de crecimiento, es necesario adecuar esos principios que hacían referencia fundamentalmente al orden provincial y nacional para que puedan ser defendidos desde una óptica internacional:

1.       Creemos en los valores occidentales de raíz judeo-cristiana que han forjado la idiosincrasia, organización constitucional e instituciones de nuestros países. Promovemos la necesidad de preservarlos, renovarlos y proyectarlos en nuestra sociedad y en las nuevas generaciones, hacia el futuro, en un marco de tolerancia y de interacción con las demás concepciones culturales.

2.       Propiciamos un cambio de paradigmas ciudadanos, para generar el necesario apego al cumplimiento de la ley y de la palabra empeñada, la actitud cívica comprometida con los deberes públicos, el respeto por las normas de conveniencia y el espíritu solidario.

3.       Creemos y rescatamos el concepto de Bien Común como fin de la política y del Estado. Rechazamos las distorsiones producidas por el mal funcionamiento de las instituciones políticas en nuestro sistema democrático y republicano y el impacto perverso que han tenido las influencias de los intereses corporativos.

4.       Creemos que los gobernantes deben estar al servicio de la comunidad y sostener en sus actos públicos y privados una actitud ejemplar de honestidad y de austeridad frente a los ciudadanos. La base de la transformación política que está esperando la ciudadanía de todo el mundo pasa por el ejemplo de las acciones concretas y la mayor responsabilidad para cumplir con esta expectativa está en las personas que ocupan posiciones dirigenciales.

5.       Creemos que el poder de transformación está en la comunidad y que las decisiones políticas deben involucrar a los ciudadanos en la medida en que sea posible en un sistema representativo.

6.       La libre iniciativa privada, el respeto por la propiedad privada y el principio de subsidiariedad son pilares de un desarrollo genuino que respete la dignidad de las personas.

7.       Creemos en el fortalecimiento de la Sociedad Civil como factor de estabilidad y de sustentabilidad, frente a la crisis de la política y las amenazas hegemónicas y totalitarias.

8.       Creemos en los proyectos nacionales, en el marco promisorio de la integración supranacional hacia un orden jurídico y económico global.

9.       Creemos en la importancia de un Estado eficaz, que sea capaz de desarrollar políticas de Estado y de integración al mundo, en el marco de una visión moderna y estratégica.

10.   Propiciamos un especial esmero por hacer más eficiente la tarea del Estado respecto de sus funciones básicas: la seguridad, la educación, la salud, la Justicia y las garantías de cumplimiento de la ley, con equilibrio fiscal y una administración inteligente de los recursos. 

11.   Defendemos los procesos de federalismo y de acercamiento del poder a la gente; Creemos en el carácter estratégico de la regionalización voluntaria y en la descentralización del Estado y de las funciones de gobierno hacia los municipios.

12.   Creemos en la equidad social fundamentada en el destino común de los bienes de la tierra y en el acceso a una verdadera igualdad de oportunidades para todos.

13.   Creemos que es posible construir una sociedad justa, en la cual una misma ley alcance a todos por igual y garantice iguales oportunidades para cada uno.

14.   Creemos que es posible superar la pobreza y la desigual distribución de la riqueza, a través de la educación y la promoción humana.

15.   Rechazamos el clientelismo y las políticas populistas que mantienen sojuzgadas a los ciudadanos que pretenden asistir, en múltiples regiones del mundo.

16.   Creemos en la educación, principio rector del desarrollo social, y en la necesidad de garantizar la escuela pública y gratuita y la equidad en el sistema educativo. 

17.   Promovemos la construcción de una nueva relación entre capital y trabajo acorde a las nuevas realidades de la economía global. Alentamos la globalización de la solidaridad a nivel mundial.

18.   Creemos en el hombre como ser único y trascendente, principio y fin de toda estructura política, social y económica, que debe ser protegido y respetado desde su concepción y hasta su muerte.

19.   Creemos que la familia, núcleo básico de la sociedad, formado por un hombre y una mujer con vocación de descendencia, debe ser respetada y fortalecida como eje central de todas las políticas sociales.

20.   Defendemos la importancia del desarrollo de marcos comunitarios fuertes que permitan la realización plena de las personas en una proyección moderna e integral del concepto de ciudadanía.

21.   Aspiramos a una relación armónica del hombre con la naturaleza y alentamos el desarrollo de políticas respetuosas del equilibrio ambiental.

22.   Creemos que el desarrollo económico sustentable exige recuperar la confianza en las instituciones nacionales e internacionales. Para lograrlo será necesario garantizar el respeto por el orden jurídico y el prestigio de las autoridades políticas sobre la base de renovadas visiones sobre el proyecto de bien común a escala global, la capacidad de estos dirigentes para plasmarlo en políticas de Estado, honestidad y eficacia en la tarea de gestión de esas políticas y un horizonte claro de inserción de los respectivos países en los escenarios más competitivos del mundo.

23.   Alentamos la inversión extranjera y la apertura de la economía nacional a la competencia internacional como herramienta de desarrollo, cuidando que las empresas locales y nacionales tengan las condiciones para competir en esos escenarios.

 

 


Tu opinión nos interesa: info@civilitas.com.ar